1 de junio de 2010
El alevoso ataque armado en aguas internacionales concretado por el sionismo israelí contra los ocupantes de una flotilla humanitaria, constituye otro abominable acto de un Estado y un gobierno genocida, es otro eslabón de su cadena de crímenes de lesa humanidad contra el pueblo palestino.
Estaban las hordas sionistas en ejercicios militares conjuntos con la OTAN por los días del asalto, por ello cabe hablar de la complicidad de los yanquis, sabemos que según los planes militares aprobados por Obama a finales de mayo entre sus objetivos contempla “preparar el terreno” para futuros ataques de tropas estadounidenses o de sus aliados. Es decir, sólo ha cambiado las palabras pero en los hechos es la "guerra perpetua" contra los pueblos que luchan por su liberación nacional y social. De allí que las declaraciones Naciones Unidas no pasen de formalidades, bien saben que a Israel Washington lo nombró gendarme del medio oriente. 
La "Flotilla de la Libertad" son ocho embarcaciones con unas 750 personas a bordo, que pertenecen a nacionalidades diferentes y a organizaciones solidarias, incluyendo a parlamentarios europeos. Zarpó en plan solidario internacionalista para romper el injusto e ilegal bloqueo marítimo de la ocupación militar de la franja de Gaza, decretada desde Tel  Aviv para perseguir al movimiento Hamás, que siendo organización bajo la legalidad palestina es declarada "terrorista" por no conciliar con los planes imperialistas-sionistas de negar el territorio y el Estado independiente al pueblo palestino. Llevaban diez mil toneladas de medicinas, alimentos, material quirúrgico, etc., para aliviar los sufrimientos de cerca de millón y medio de palestinos sitiados y humillados por la bota invasora desde finales de 2008.
El gobierno sionista alega "defensa propia del terrorismo" con argumentos torpes y risibles que desafían a la mal llamada comunidad internacional, que sirve de refugio para dejar pasar tropelías de los gobiernos burgueses del mundo.
Ahora son 10 los muertos, cerca de 60 los heridos y unos 700 detenidos pero la operación militar sionista "Plomo Fundido" inició en diciembre del 2008 con la masacre de población civil en Gaza que causó 1.300 muertos, miles de heridos, destrucción de viviendas e infraestructuras básicas pero no tuvo más que sanciones retóricas. Sobre esa reiterada impunidad, el belicista Estado de Israel ha ido construyendo su expansión física, y su ocupación del territorio palestino pisoteando el derecho internacional.
Argumentando "su seguridad" y el derecho a protegerse "del terrorismo", el sionismo israelí se apodera de territorios, destruye cultivos y viviendas palestinas, revienta reservorios de agua, convierten amplias regiones en campos de concentración que apoyan por completo los judíos sionistas de la oligarquía financiera de Wall Street que patrocinó la candidatura de Obama. El historial de crímenes cuenta con la "justificación" de los norteamericanos y británicos que acompañan incondicionalmente a los criminales israelíes.
En diversas capitales y ciudades se dan manifestaciones de repudio al asalto pirata y la masacre de civiles. Unánimemente los pueblos condenan a Israel mientras los compinches piden investigaciones. Siempre ocurre así cuando esos bárbaros cometen sus habituales atropellos.
La verdadera "comunidad internacional" la conforman los pueblos y naciones que soportan las injusticias de un sistema capitalista-imperialista incapaz de garantizar la existencia, alimentación, educación y sanidad de los habitantes del globo. Los sionistas ya han explotado demasiado el sentimiento de solidaridad de los pueblos con los horrores de los nazis contra los judíos, eso lo usan hoy para actuar igual que Hitler y Mussolini. ¡Basta ya!


¡Viva el heroico pueblo palestino! ¡Viva la solidaridad internacionalista!
¡Abajo el sionismo y el imperialismo!
¡Combatiendo Unidos Venceremos!

Partido Comunista de Colombia (marxista-leninista)