XVI Congreso

En este 2007 se redondean 90 años de la siempre gloriosa y viva Revolución de Octubre, gran inspiradora de la lucha mundial por el socialismo.
Hace noventa años los obreros y el pueblo de Rusia, dirigidos por el Partido Bolchevique liderado por Lenin, estremecieron al mundo, asaltaron el poder destronando al zarismo y a la burguesía, e impusieron un nuevo régimen: democracia para la clase obrera y todo el pueblo y dictadura para los enemigos de clase derrocados.

Lo lograron enfrentando el poder que nace de la propiedad privada capitalista para implantar el sistema de propiedad social de los medios dè producción y la colectivización económica, para ennitarse hacia el desarrollo ininterrumpido del país de los Soviets.
Los marxistas-leninistas de Colombia, orgullosos alumnos del pensamiento del arquitecto de «Octubre Rojo», nos alegramos al conmemorar este glorioso aniversario v entregar al movimiento político y popular de Colombia v el mundo las conclusiones del XVI Congreso de nuestro Partido.
Las conclusiones congresuales enriquecen y reafirman una línea política forjada al calor de la lucha y del esfuerzo por comprender mejor la realidad de nuestro país y del mundo, voluntad de persistir en la acción revolucionaria de clase que en pocos meses significará arribar a los 42 años de combate luego de la reestructuración del Partido con la guía del proletariado revolucionario. Arribamos a estas efemérides siendo legatarios de las tradiciones de firmeza, coraje y audacia revolucionaria de héroes como nuestros camaradas Pedro Vasquez Rendón v Pedro León Arboleda.
Bien dijo el XVI Congreso refiriéndose a las dificultades del camino revolucionario: «Debemos ver hacia adelante, proponer y comprometernos con las soluciones planteadas y diseñar nuevas para superar estas pérdidas. Hoy, los esfuerzos para superar todos los problemas dependen de nosotros y, ante todo, de nosotros.» Y al concluir el balance de la situación del Partido, el evento agregó lo siguiente:
»El balance de la situación del Partido genera entusiasmo y nos aleja de la complacencia, lanzándonos a mayores compromisos con la tarea de construcción de Partido, como una de las tareas centrales de nuestra lucha revolucionaria.
Estamos de cara a una nueva realidad partidaria. La crisis que diagnosticó el XV Congreso fue superada con el gran esfuerzo de todo el Partido y sus instrumentos, mostrando que fue un fenómeno transitorio en nuestros 41 años de historia.
Este avance es resultado de contar con asuntos claves como: -Tener una línea política que hemos seguido confirmando como esencialmente correcta. -Contar con un Partido unido en torno a la línea política y las directrices del Comité Central, base para la cabal aplicación del centralismo democrático y el fortalecimiento de la disciplina general del Partido. -Estar adelantando, desde las células hasta el Comité Central, una práctica revolucionaria consecuente con la aplicación de la línea y los principios marxista-leninistas. -Contar con un importante instrumento para el trabajo militar, el EPL, que bajo la dirección del Partido avanza en la superación de sus dificultades. -Tener un reconocimiento amplio de nuestra existencia y lucha en el concierto del movimiento político revolucionario y de masas tanto en Colombia como en América Latina y el mundo.
En las batallas para salir de la crisis contamos con el aporte invaluable de la Conferencia de Partidos y Organizaciones Marxista-Leninistas y la solidaridad de destacados sectores del movimiento revolucionario en general, que han conocido las tradiciones de lucha de nuestro Partido v reconocen su capacidad y consecuencia política.
Ahora, el XVI Congreso nos deja con una línea política cada día más madura, con un Comité Central fortalecido con su ampliación mediante la elección democrática de sus miembros y dispuesto a sus tareas estratégicas con el apoyo decidido de un importante plantel de cuadros intermedios y la energía creciente de las células del Partido. Todas estas son garantías para continuar avanzando hacia el cumplimiento de las tareas que demanda la lucha revolucionaria proletaria por el poder popular y el socialismo.»
Seguiremos el camino de lucha más ligados al proletariado y todo el pueblo, más llenos de razones para garantizar nuevos aciertos hasta alcanzar el triunfo de la revolución democrática, antiimperialista, en marcha al socialismo.

 


Comité Ejecutivo Central
Partido Comunista de Colombia (marxista-leninista)