XVI Congreso

Leyes, categorías, bases políticas y organizativas generales

1. Tener muy presente que son las masas obreras y populares las que hacen la historia, quienes juegan el papel decisivo, refrendando que el factor principal en el estilo comunista de trabajo de masas es el accionar hacia las bases, única garantía para contar con un trabajo sólido en sus organizaciones.

Este concepto obliga al Partido, para cumplir con su papel de dirigente, a estar muy atento de la voz de las masas; a tener muy presente el instinto revolucionario de las masas; a estudiar la experiencia de las luchas de masas; a considerar con precisión el papel de las masas en la economía y aprovecharlo como potente arma de lucha contra el capital y por el socialismo; para comprobar en el curso de las luchas si su política es correcta, a estar dispuesto a corregir sus errores y llenar sus vacíos.
Entendemos que el concepto de masas es relativo, para unas luchas las masas pueden ser decenas o centenares de personas; en otras acciones miles de gentes constituyen la masa; pero para las batallas de gran envergadura no bastan decenas de miles de hombres y mujeres, debemos pensar en cómo vincular a la lucha a millones de personas del pueblo, a una muchedumbre obrera y popular.
2. Un correcto trabajo de masas parte del imperativo ético revolucionario de ser fieles a los intereses de la clase obrera y ligarnos en la práctica revolucionaria con todos los explotados y oprimidos. Demanda  tener muy claro que nuestra labor principal es por abajo y al calor de las luchas, saber canalizar la espontaneidad del movimiento ligándose estrechamente a la clase obrera y el pueblo para -en medio de las luchas y el trabajo práctico- ganar su confianza y establecer con exactitud sus aspiraciones y el nivel de comprensión de los problemas y nuestras propuestas.
La fidelidad también exige ubicar el insustituible papel de dirección del Partido en la revolución y sus definiciones estratégicas y tácticas. Así mismo, deben aplicarse integralmente las directrices que entregue el CC para cada una de las áreas y responsabilidades de masas.
3. Debemos partir del carácter de la sociedad y de la revolución, ubicando el momento por el que transita el proceso de acumulación de fuerzas hacia la crisis revolucionaria y la preparación la insurrección popular armada.
Es obligatorio estudiar toda realidad desde el punto de vista general o estratégico, de conjunto, y tomando lo particular o táctico; esforzándose por dominar los aspectos particulares y las singularidades de cada clase, sector social, frente de trabajo u organización de masas, para acertar en resolver interrogantes primordiales: ¿Qué blanco golpear? ¿Cómo hacerlo? ¿Dónde? ¿Con quiénes luchar? ¿Hasta dónde? ¿Cuáles consignas? ¿Cuándo iniciar o finalizar la batalla?
4. Los hechos particulares y singulares son los que alimentan una correcta visión general o estratégica, de allí la importancia de estar bien y oportunamente  informados de abajo-arriba y de arriba-abajo para dirigir las masas con eficacia y eficiencia.
El acertado trabajo de masas toma la táctica como parte de la estrategia, asume que la táctica es la que permite tomar posiciones ventajosas al movimiento revolucionario y con ella se dirige a las masas en sus diarios enfrenamientos con el enemigo de clase.
Sólo con una táctica acertada –como forma de acercarnos al objetivo estratégico- puede el movimiento aspirar a la culminación victoriosa de sus planes estratégicos.
5. Nuestra visión filosófica, materialista dialéctica, del desarrollo del pensamiento, la sociedad y la naturaleza reconoce que todo está en permanente cambio, exige establecer la interconexión entre los fenómenos y conocer todo lo positivo en cada organización y frente de masas para crear las condiciones que permitan superar los factores negativos que expresan el valor científico del principio filosófico de la negación de la negación, y de esta manera poder prever los saltos de cantidad en calidad, tanto tácticos como estratégicos.
Igualmente, reconocemos la existencia de la lucha de clases como movimiento político que debe concluir en el gran objetivo de la toma del poder, lo que implica asumirla con la decisión de ser gobierno y ser poder.
Luchar por el poder, como problema esencial de la revolución, exige que todo combate de masas tenga un propósito y fin concreto. Estar sólo en función de desarrollar acciones obreras y populares sin precisar sus objetivos y sin perfilar planes que entreguen victorias que eleven la moral popular conduce al oportunismo.
6. Construir la correcta relación entre el Partido y sus instrumentos. Entre estos y el proletariado, al igual que las relaciones entre el proletariado y el resto de sectores de clase que forman el pueblo.
Es muy importante examinar siempre, en general y en cada caso, cómo debe abordar el Partido (cada uno de sus militantes, organismos e instrumentos) las relaciones entre las formas de trabajo (abierto y cerrado, legal e ilegal, militar y civil) para garantizar el carácter conspirativo y dirigente del Partido y que el conjunto de sus acciones expresen una actitud y sentido ofensivo o de avance (aunque una u otra acción, en determinado momento o frente de trabajo, tenga un carácter defensivo); así como para preservar las estructuras partidarias de los golpes de los cuerpos represivos del Estado y garantizar la persistencia de las organizaciones de masas para poder preparar la insurrección popular armada que es una tarea con la mayoría de las masas pues no es un complot o golpe de un grupo, que por muy numeroso y disciplinado militarmente que el sea, no deja de  ser una pequeña minoría respecto del conjunto de las masas.
7. La hegemonía en la dirección del movimiento de masas se logra como resultado de tener una línea política correcta, orientaciones oportunas para las masas y ser los más firmes y tesoneros luchadores por los intereses de los oprimidos y explotados por el capital. Lanzar sola al combate a la vanguardia es un acto aventurero que lleva a derrotas y lesiona o destruye el acumulado revolucionario.
El Partido no sólo debe enseñar a las masas, también debe aprender de ellas. No olvida la enseñanza leninista que indica cómo las masas aprenden ante todo de la experiencia, que el arte de la política obliga a dirigirlas de tal manera que logren victorias que les afiancen la confianza en sus propias fuerzas, les lleven a reconocer los verdaderos líderes revolucionarios, a mostrarse dispuestas a aceptar la dirección del Partido y a asumir los sacrificios que exige alcanzar el triunfo revolucionario.
8. El Partido es abanderado y decidido luchador por la unidad para el combate de las masas y sus organizaciones.
Debemos distinguir y diferenciar la unidad orgánica completa, de principios y política de las masas, de su unidad relativa mayoritaria.
La unidad completa se va construyendo con el ejercicio del poder, mientras que la unidad relativa es indispensable y es posible construirla en la lucha por la acumulación de fuerzas para la toma del poder y toma diferentes expresiones orgánicas.
La unidad mayoritaria conquistada al calor de la lucha es una pieza clave de la alianza obrero-campesina-popular y soporte angular del Frente Revolucionario.
Colocar la unidad orgánica completa como premisa para la revolución es una forma de oportunismo, tiende a aplazar la lucha por el poder y beneficia a la oligarquía y al imperialismo quienes a cada paso luchan por mantener divididos al pueblo y sus organizaciones.
La unidad se va construyendo por la base y al calor de la lucha y es necesario cuidarla celosamente a cada paso; también exige al Partido ganar la dirección del movimiento con la ayuda de líderes capaces y honestos, guiados por concepciones y directrices políticas correctas.
9. La unidad de acción de la mayoría del proletariado y el pueblo es indispensable para lograr triunfos destacados y conquistar el poder.
La burguesía y el imperialismo se oponen a la unidad de acción utilizando la represión, la demagogia y sus agentes oportunistas de todo color en el movimiento obrero y popular.
La unidad de acción es una necesidad y un medio para avanzar que no demanda coincidir en todos los asuntos políticos entre sectores de masas y/o fuerzas políticas; debemos orientarla y encauzarla para hacer frente a los problemas generales de las masas y resolver sus problemas particulares o singulares, para que en la práctica se persuadan de lo correcto de la política del Partido y depositen plena confianza en su capacidad de dirección política, la cual va asociada a su pericia para producir política y corregir errores, a su sabiduría para no alejarse jamás de la masas por no tener en la cuenta su nivel de conciencia. Se trata de lograr que las masas se dispongan a ser gobierno y ser poder.
10. Un correcto trabajo de masas incluye el vincular a la mayoría del proletariado y del pueblo a las tareas de obtención de finanzas.
El Partido debe educar a las masas y sus organizaciones políticas y sociales para que se apuntalen en sus propios recursos materiales y financieros, mediante un trabajo sistemático, sin coyunturalismo ni inmediatismo.
El paternalismo es una visión no-proletaria, ella no reconoce el papel de las masas en la historia, desdibuja el rol dirigente del Partido. Conduce al inmovilismo y la postración resultantes de la dependencia material y económica, bien sea de las organizaciones revolucionarias o de los agentes y medios que la burguesía utiliza para impulsar el paternalismo como fórmula de cooptación de las organizaciones populares y sus líderes para castrar sus iniciativas o condicionarlas.
Todo trabajo de masas debe incluir la generación de recursos materiales y económicos para las luchas tácticas y la estrategia revolucionaria, pues sin finanzas es imposible adelantar la lucha por el objetivo estratégico de la toma del poder. Estos recursos deben ser conseguidos con el esfuerzo obrero y popular, lo cual incrementa su sentido de pertenencia, vigilancia y defensa de las organizaciones revolucionarias y populares.
El acertado trabajo de masas plantea la necesidad de enfatizar en lograr su  colaboración con la información, la inteligencia y demás aportes para cumplir tareas militares y concretar negocios lucrativos legales e ilegales; así como para acometer actividades financieras amplias de masas.
11. El Partido lucha por derrotar a las corrientes de pensamiento y acción que se oponen al proceso revolucionario, lo cual es un complejo proceso de creación de las condiciones necesarias para que opere la ley dialéctica de la negación de la negación.
Esto exige iniciativa y audacia, recurrir a diferentes maniobras y planes, establecer de qué manera actuar para, a cada paso, avanzar en la conquista de las masas que engañan las corrientes reaccionarias con sus tesis y prácticas reproductoras de la ideología burguesa.

 

Metodología del trabajo de masas

12. Partir siempre de lo simple a lo complejo, de las reivindicaciones económicas y sociales a las políticas, de las formas cívicas a las militares, de lo inferior a lo superior. Teniendo muy en la cuenta la teoría revolucionaria, que incluye la permanente producción política del Partido, asociándola con el estudio de los hechos prácticos y la experiencia de las masas.
Esta visión nos obliga a elaborar planes y controlar su desarrollo, estimulando la vigilancia revolucionaria del Partido y de las masas, pensando que debemos llegar a dirigir las masas a gran escala.
13. Reconocer que el pueblo está integrado por personas que pertenecen a diversas clases sociales y a diversos estamentos o sectores de clase.
Todas las clases y estamentos o sectores populares están interesados, unos más que otros, en el proceso revolucionario; pero todos estos sectores no se mueven por los mismos intereses, siendo necesario plantear diferentes reivindicaciones económicas, sociales y políticas para cada clase o sector de clase.
14. Admitir que las diferentes clases o estamentos de clase que conforman el pueblo tienen su propia historia, que expresa diferentes formas de movilización, organización y enfrentamiento o lucha con el enemigo de clase.
El Partido no sujeta al proletariado ni al resto del pueblo a una forma de lucha sino que las combina; no se las inventa, ellas surgen de las luchas de las masas y su deber es racionalizarlas para hacer de ellas acciones cada vez más concientes y elevadas políticamente.
15. No perder de vista la experiencia de lucha de las masas, los resultados de sus combates, su grado de conciencia, de movilización y organización, las aspiraciones insatisfechas; así mismo, tener claro su estado de ánimo y disposición a la lucha en cada momento concreto. De ello depende su capacidad de pelea y las condiciones y límites de su combatividad.
Se debe despejar en cada momento si las condiciones objetivas y subjetivas determinan si la tendencia general del movimiento de masas es hacia el ascenso o al descenso, si hay auge o baja en el accionar obrero y popular, ubicando cómo se expresa esa tendencia o situación general del movimiento en cada sector social o localidad.
Debemos establecer qué corrientes de pensamiento y acción actúan en cada frente de masas, si son amigas de la causa popular o hacen parte del dispositivo del enemigo de clase, conocer bien a sus principales exponentes, los apoyos sociales reales, las razones que les han permitido alcanzar un liderazgo, sus puntos fuertes y las vulnerabilidades. Definir si es posible y necesario plantear o aceptar acuerdos o compromisos con todas o con parte de ellas.
16. Considerar que en la sociedad dividida en clases existen partidos y movimientos políticos que luchan por dirigirlas; que estos partidos y movimientos políticos son comandados por jefes o dirigentes y que su papel no es igual al de sus afiliados o seguidores.
Existe una interconexión dialéctica entre los partidos o movimientos políticos, sus jefes y las masas que son atraídas por esos postulados políticos o el liderazgo personal de los jefes. Por tanto, debemos diferenciar las bases de los dirigentes.
Debemos establecer con precisión, en cada situación concreta, el tipo de acuerdos o compromisos a que podemos llegar con esos partidos o movimientos políticos, ubicando sus condicionalidades y proyecciones, si los compromisos son voluntarios u obligatorios; con la mirada siempre puesta en la necesidad de avanzar en la construcción de la alianza obrero-campesina-popular, que es una alianza de masas que se va construyendo a lo largo de la lucha revolucionaria y no es el resultado de alianzas entre movimientos y partidos políticos, pues estos acuerdos son asumidos como un recurso o maniobra al servicio de la construcción de esa alianza de clases.
17. Existe una lucha política e ideológica entre partidos y movimientos políticos y el Partido del Proletariado debe sostener una guerra sin tregua que derrote las tesis y prácticas reaccionarias, ellas incluyen las de los oportunistas de todas las vertientes.
En esas luchas ideo-políticas vamos más allá de identificar nombres de partidos o jefes, los cuales pueden cambiar pero perduran las tesis y las practicas contrarrevolucionarias.
Nos esforzamos por ubicar acertadamente los temas, casos, momentos y blanco a golpear, batallando por lograr que de esas luchas resulte un mayor nivel de unidad de las masas y sus organizaciones para hacer más contundente el combate al enemigo de clase.
18. El Partido tiene en la cuenta el papel que juega el individuo, o la personalidad en la historia, da importancia a los dirigentes o líderes populares en las distintas formas de organización y de lucha. Adelantaremos una política de formación, promoción y de integración-relevo generacional de la dirigencia de las organizaciones de masas.
Destacamos la importancia de vincular a los jóvenes a la dirección de las diferentes formas de organización y de lucha.
Es necesario reconocer que entre las masas surgen dirigentes o líderes naturales que como resultado de sus cualidades las orientan, independientemente de su voluntad o de la conciencia que tengan de su liderazgo. Ellos deben tener un tratamiento especial, diferente al que se da a los jefes de los partidos o movimientos políticos.
Los comunistas que lideran organizaciones o movimientos de masas deben ser ejemplo de lealtad y disciplina partidaria, actuar siempre bajo la directriz del Partido y jamás colocarse por encima ni en igualdad de condiciones ante el Partido ni ante las masas.
19. No perder de vista que ante cada situación o tarea se dan diferentes niveles de actividad de las masas y los individuos que la integran: la de los activistas, los intermedios y los retrasados.
El procedimiento correcto ante este fenómeno de la sicología social es la de agrupar a los activistas, con ellos ganar a los intermedios, y con esta fuerza jalonar a los retrasados; sin olvidar que según la situación o la tarea estos niveles de actuación de grupos y personas cambia, que el que era retrasado en una tarea o situación puede pasar a intermedio o a ser un activista en otra situación o tarea.
20. Debe resolverse la correcta relación entre la forma principal de lucha y las demás formas de lucha, entre la forma principal de organización y las demás, en cada sector de masas y frente de trabajo. La relación entre la tarea principal y las otras tareas y las relaciones entre ellas. La interconexión entre el trabajo de base y el que desarrollamos con la dirección de cada organización de las masas.
También destacamos la necesidad de asegurar la acertada relación entre el trabajo en la ciudad y el trabajo en el campo, entre el trabajo local o regional y el nacional, así como entre el trabajo nacional y el internacionalismo proletario.
21. Tener presente la correlación de fuerzas entre el pueblo y sus enemigos, en general y en cada momento, en cada frente específico.
No es posible emprender con éxito una batalla sin mantener una permanente valoración de la correlación de fuerzas y su posible desenvolvimiento. Para ello tomamos en cuenta el estado de todas las clases y de todos lo partidos o movimientos políticos, así como el estado de  la relación de esas fuerzas políticas con las masas.
En la valoración de la correlación de fuerzas hacemos nuestro el concepto leninista de luchar siempre por alcanzar el apoyo de la mayoría de la clase obrera y el pueblo. En ese marco, adelantamos nuestro trabajo de base en sus organizaciones, dispuestos a realizar variaciones políticas que no afecten nuestra estrategia y a concretar alianzas y compromisos con otras fuerzas, con visión y sentido práctico pero sin caer en el pragmatismo que solo se interesa en los resultados inmediatos sin mirar sus repercusiones estratégicas y tácticas generales.
22. Reconocer que cada situación concreta demanda un análisis integral de las formas de vinculación, movilización y organización que se deben adoptar.
La vinculación con las masas debe ser estable, debemos llegar para quedarnos, lo cual implica conocer sus procesos organizativos y de lucha para alcanzar la condición de dirigentes de sus organizaciones y luchas. Pero la sola vinculación con las masas es insuficiente, es indispensable que las masas se organicen para alcanzar éxitos.
Se debe tener muy claro si nuestro trabajo de vinculación a las masas y sus organizaciones está en el incipiente nivel de penetración, en el nivel intermedio de influencia o en el avanzado nivel de control, o sea, cuando ya acatan nuestras directrices y nos aproximamos más a cumplir el papel de vanguardia práctica de la revolución.
23. Siempre estar alertas para cambiar y combinar las consignas según el momento político y la correlación de fuerzas.
Distinguir cuáles consignas son propagandísticas, o sea las que tienen el papel de difundir nuestros planteamientos más generales y a más largo plazo; diferenciar esas consignas de las de agitación, o sea, de las que expresan las acciones tácticas del período o fase concreta de la lucha de clases a mediano plazo; y precisando en cada momento las consignas de acción que indican a las masas que se debe hacer de inmediato o en el corto plazo.
Las consignas no son equivalentes a las tareas, ellas nos ponen de cara a la necesidad de elaborar planes para volverlas fuerza social de masas, nos imponen la elaboración de planes de acción con tareas muy ordenadas en el espacio y el tiempo.

El estilo de trabajo con las masas

24. La fidelidad a los intereses de la clase obrera, la lucha por lograr la confianza de las masas, el ímpetu revolucionario y el sentido práctico deben impregnar nuestro estilo de trabajo, como expresiones claras de la firmeza y la disciplina propias de la clase de los proletarios, que libran a los comunistas de las inconsistencias, la inestabilidad y los estados de abatimiento propios de las capas medias.
La fidelidad a la clase obrera garantiza el esfuerzo y el sacrificio en el combate intransigente contra la burguesía, el imperialismo y sus agentes. Al tiempo, impulsa y da un claro objetivo al trabajo por la alianza de clase del proletariado con el campesinado y demás sectores populares.
El ímpetu revolucionario nos libra del estancamiento mental que impide investigar el por qué, de la rutina, del culto a tradiciones que nos hacen conservadores y mantengamos vivo el pensamiento y la perspectiva de la lucha que hace avanzar al Partido y el movimiento de masas. Es decir, asegura en buena media la consecuencia revolucionaria de ligar la teoría con la práctica.
El sentido práctico nos permite adelantar un trabajo sencillo, diario, que nos aparte de creer que la resolución o el documento resuelven los problemas; nos impulsa a derribar todos los obstáculos para ganar la mayoría de las masas y a ordenar las tareas mediante planes de trabajo y acción viables, a mantener la perspectiva y lograr eficiencia y efectividad. Nos enseña a aprender a esperar sin dejar de actuar. Es decir, garantiza gran parte de la consecuencia revolucionaria, que no es otra cosa que ligar la teoría con la práctica.
Pero también, todo comunista debe trabajar de tal manera que pueda conquistar la confianza de las masas, el apoyo mutuo entre el Partido y las masas, para alcanzar como resultado de su consecuente labor práctica la condición de dirigente, jefe y maestro de su clase y de las masas populares, asumiendo siempre una disposición a la autocrítica frente a los errores.
25. Establecer una clara línea divisoria entre el pueblo y sus enemigos, partiendo de las definiciones sobre las clases sociales y sectores de clases interesados en la revolución y las fuerzas opuestas al cambio de las estructuras de dominación y explotación, defensoras del atraso y la dominación imperialista de Colombia.
Siempre hay que especificar el tratamiento que recibirán los enemigos del pueblo y los beneficios que habrá de recibir el pueblo, lo cual está demarcado por el programa de la revolución. Pero también, es necesario precisar el  tratamiento a los enemigos y los beneficios para el proletariado y todo el pueblo en cada momento táctico, según lo definido en el programa táctico general y las propuestas coyunturales del Partido y sus instrumentos.
26. Nuestro trabajo al seno de las masas es ante todo una tesonera labor por la base y al calor de la lucha, tiene como componente, clave y vital, lograr que en la práctica tomen conciencia de la necesidad de la unidad, la manera de luchar para construirla y dar solución a esta justa aspiración de la clase obrera y el pueblo, objetivo válido en todas las formas de organización y de lucha.
Para alcanzar la unidad popular no sólo trabajamos por abajo, entre las masas, complementamos ese trabajo fundamental con la lucha por la unidad de todos los sectores progresistas, democráticos y revolucionarios en un solo frente antifascista y antiimperialista; y más allá por el Frente Revolucionario, en la vía de acumular fuerzas para el triunfo de la revolución social.
En esa dirección, luchamos por la unidad de los marxistas-leninistas en un solo partido en cada país y en una sola organización internacional, e impulsamos la unidad de los partidos y organizaciones revolucionarias en cada país.
Sin la existencia del Partido Proletario de vanguardia en cada país, no es posible que la acción revolucionaria de las masas culmine en el triunfo irreversible de la lucha por la toma y el ejercicio del poder revolucionario.
27. Las organizaciones sindicales y demás organizaciones sociales de las masas populares (de mujeres, juveniles, negritudes, indígenas, comunales, cooperativas, etc.) pertenecen a sus afiliados y el Partido respeta su  autonomía para decidir el rumbo de sus luchas, sus objetivos y consignas. Trabajamos por lograr que el libre desenvolvimiento de cada afiliado a una organización de masas sea la garantía del libre desenvolvimiento de la organización social a que pertenece.
El Partido se esfuerza para conquistar las bases de las organizaciones sociales para sus políticas, utilizando la educación y la persuasión lograda con el abnegado trabajo y con el debate democrático con sus afiliados, sin imposiciones o verticalismos.
El Partido brega por conseguir una mayor incidencia de las organizaciones sociales en la lucha de clases que libra el proletariado contra sus enemigos de clase, la hegemonía que lograremos al seno de las organizaciones de las masas es el resultado de estar guiados por una política correcta y ser los más firmes y tesoneros luchadores por los intereses de las masas oprimidas y explotadas.
Cuando el nivel de aceptación de sus directrices permite al Partido el control de la dirección de organizaciones de masas, no considera que es propietario de ellas, no las rotula, aboga por la más amplia democracia a su interior y respeta las  decisiones de sus afiliados.
La militancia y los cuadros comunistas deben asimilar el ámbito de trabajo, los métodos, el funcionamiento y los objetivos de toda organización de masas, esforzándose por elevar su unidad y visión sobre los propósitos de la transformación que genera la revolución social, así como por formar dirigentes que sepan liderar las luchas de las organizaciones sociales y políticas de las masas y se dispongan a ser gobierno y dirigir el Estado Popular.