XVI Congreso

Colombia, febrero de 2007

Apreciados camaradas delegados al XVI Congreso del Partido, camaradas invitados internacionales y especiales, camaradas del Comité Central elegido en el XV Congreso y miembros de la Mesa Directiva del Congreso, reciban a nombre del Mando Nacional, Mandos intermedios y combatientes del EPL un revolucionario saludo.


Los avatares de la lucha cotidiana contra el imperialismo yanqui y la burguesía lacaya, encarnados en el ejercito títere y sus paramilitares, no nos permiten estar físicamente con ustedes, celebrando este evento fundamental de la vida de nuestro Partido, pero los comunistas que hacemos parte de las filas del EPL estamos completamente informados y conocedores de las ponencias que se discuten y con las cuales expresamos nuestro total acuerdo.
Los informes que periódicamente recibimos de la dirección del Partido y los que rendimos, dan cuenta de nuestra unidad férrea en torno a la línea del Partido y a las orientaciones que la dirección ha trazado en este periodo entre Congresos; nuestra conducta y accionar son la prueba más fehaciente de la afirmación que hacemos.
En el XV Congreso, cuando atravesábamos una profunda crisis interna, fuimos capaces de colocar sobre la mesa todas nuestras opiniones, durísimas criticas, nos despojamos de rangos y cargos y buscamos en lo recóndito de nuestro quehacer el origen y la causa de los errores que nos afectaban hasta ese momento, tratando de atinar en las salidas. Es posible que nos haya faltado, pero hoy podemos decir de parte nuestra, de los militantes del partido en este frente de lucha, que los cambios efectuados en la practica de la conducción del instrumento militar ha mostrado resultados positivos y la coordinación entre Partido y EPL como las definimos y aplicamos, han facilitado el ejercicio del papel de dirección del Partido sobre el EPL y se han estrechado cada vez más los lazos políticos, ideológicos y prácticos entre el Mando Nacional y Comité Ejecutivo Central. Los temores se desvanecieron y la práctica, como criterio de la verdad, nos muestra lo acertado de las medidas adoptadas.
Superada victoriosamente esta dolorosa etapa en la vida de nuestro Partido y de nuestro Ejército guerrillero, enfrentamos con altura política y militar la grave ofensiva desatada contra nosotros por las FARC-EP, que logró causarnos daños profundos, más hondos que la misma confrontación con las fuerzas de nuestros principales enemigos de clase, la oligarquía y el imperialismo; con la guía y gestión de nuestro Partido y las gestiones de la CIPOML, en especial de nuestros camaradas ecuatorianos, pero también con el accionar ininterrumpido y acorde a nuestras fuerzas contra los enemigos comunes de nuestro pueblo, recuperamos el prestigio que otros, incluidos nuestros enemigos internos quisieron mancillar; logramos avanzar en la superación de este difícil momento para la unidad, el movimiento insurgente y el proceso revolucionario.
El EPL sigue esforzándose por lograr la unidad de acción y la coordinación del movimiento insurgente, de allí que mire con preocupación la disminución de la actividad militar y unitaria del ELN y salude los avances en las relaciones con las FARC que dan lugar a tareas y colaboraciones puntuales. Así mismo, el Mando Nacional del EPL ha seguido con preocupación los actuales enfrentamientos armados entre las FARC y el ELN y hace un llamado a que cesen esas hostilidades y se les de un tratamiento político a las discrepancias. La unidad es parte de victoria y debemos luchar por alcanzarla.
Entendemos las dudas que surgieron en el movimiento, incluso al interior del partido, acerca de nuestra existencia; a sido un periodo muy difícil de reorganización de la fuerza rural y urbana a nivel nacional, a lo largo del cual se han presentado infinidad de problemas, sacrificios en vidas, recursos, logística, pero no hemos escatimado esfuerzos por cumplir con el Plan Nacional aprobado desde el II Pleno del Comité Central y nuestro compromiso lo reafirmamos ante este magno evento, pero necesitamos que toda la militancia, representada en los delgados, hagan suya con mayor firmeza y convicción la definición de nuestro pasado Congreso de ser un Partido en Guerra, aportando en hombres, recursos, logística e inteligencia al desarrollado de la lucha armada y al crecimiento y fortalecimiento de nuestro EPL, en particular en la construcción de los Comandos Armados Revolucionarios, CAR, y de los Núcleos Armados Populares, NAP. En resumen, aportando al proceso revolucionario en su conjunto.
El nuevo Plan Nacional del Partido y su concreción en las regiones y sitios donde nuestro partido hace presencia, debe colocar en un lugar destacado este aspecto de nuestro trabajo político de masas.
Éxitos en las deliberaciones y, por nuestra parte, cuenten con el apoyo y la experiencia adquirida en la seguridad que COMBATIENDO UNIDOS VENCEREMOS.

 


¡Viva el XVI Congreso del Partido Comunista de Colombia (marxista-leninista)
¡COMBATIENDO VENCEREMOS!


Ejército Popular de Liberación “EPL”
Dirección Nacional
Juan Montes
Mando Nacional